“Dile que lo estoy leyendo y creo en cada palabra que dice”. Bob Dylan sobre Burroughs en una carta enviada a Ginsberg en 1965.

1nada es verdad

Permítanme  titular esta entrada con esta cita de Bob Dylan extraída de ‘Nada es verdad, todo está permitido’ pues servidora necesita recurrir a los grandes para expresarse sin caer en el más empalagoso de los halagos. ¿Pero por qué no? Lo dijimos antes y lo reiteramos  después: la visita de Servando Rocha a la librería fue un placer. Servando Rocha, editor de una de nuestras editoriales favoritas, ‘La Felguera’ vino en condición de autor de uno de los últimos títulos de ‘Alpha Decay’Nada es verdad, todo está permitido”. Antes de nada agradecer tanto a la editorial como a él mismo que aceptasen presentarlo aquí a pesar de la falta de espacio; lo cual se salvó con muchas ganas.

2nada es verdad

Sentíamos ya antes de su vista cierta admiración por su figura de escritor, editor y agitador social; sí, nos declaramos fans de casi todo lo que toca, sus libros, sus ediciones, sus entrevistas  y hasta sus interesantísimas entradas en blogs y redes sociales pero tenerlo aquí superó nuestras expectativas. Servando nos pareció una persona encantadora y disfrutamos enormemente de su charla. La tarde empezó con una interesante presentación de Javier Calvo que no se limitó a hablar del libro sino que habló de Kurt Cobain, de la persona de Servando, de sus antecedentes y de anécdotas varias consiguiendo que los presentes nos sintiésemos incluidos en una reunión de amigos. Luego le tocó el turno a Servando y acabó por encandilarnos. Nos repasó de la mano de Cobain y William Burroughs la historia oculta del siglo XX, con blues, sectas, literatura… y acabó animándose a contarnos anécdotas personales sobre viajes y moteros en referencia a uno de sus futuros libros. Por supuesto terminamos como terminan los mejores encuentros, charlando distendidamente todos los presentes cerveza en mano.

Gracias, muchas gracias a Ana y Enric de Alpha, a Claudia por hacerlo posible, a todos los que asististeis y por supuesto, a Javier Calvo y a Servando por habernos dejado entrar en su reunión.