Con el espíritu de la Transición

jueves01

No es este el lugar para juzgar la monarquía a nivel político (bien sea la figura histórica o la contemporánea, la institución o el personaje);  sin embargo, en tanto trabajadores de la industria cultural –en sus más variadas expresiones gráficas–, no queremos permanecer en silencio tras los recientes actos de censura que, una vez más, vuelven a encontrar a los mismos protagonistas que la última vez: los pensadores visuales de El Jueves y la Casa Real de una cosa que se llama España.

A lo que en realidad se ha jugado en este circo de la cultura es algo que nos afecta directamente, y que no es otra cosa que la politización de la cultura, es decir, la propiedad de la producción artística, la legitimidad de los discursos del arte y la relación de esos discursos artísticos con la sociedad.

El último caso de El Jueves se podría explicar fácilmente: En este pequeño país, con alma de país todavía más pequeño, parece que no se puede dibujar una Corona con caca. Como tampoco se pudo dibujar, por ejemplo, a dos adultos fornicando en 2007

A diferencia del secuestro de 2007, lo grave de esta censura es su procedencia. Si bien Felipe y la ex presentadora del telediario “recuperaron su honor” (ja!) gracias a la actuación de las instituciones nacionales comandadas por la Audiencia Nacional; en esta ocasión, ha sido el propio “productor cultural”, “dueño de la revista”, quien ha censurado su propia publicación. Podríamos buscar los motivos y las justificaciones –obviamente manchadas siempre con los tintes del capitalismo– del “gigante cultural” RBA Editores para, simplemente, ser conscientes de quiénes son las manos que manejan los hilos de la cultura y las posiciones bajo las que deben vivir –siempre en régimen de alquiler– los artistas. De quiénes deciden, gestionan y distribuyen aquello que debe ser distribuible y culturalmente apropiado. De qué material cultural llega a nuestras manos. Y sobre todo… de la poderosa capacidad del arte de transmitir ideas, de hacer pensar.

Y es que en un país como España, embellecido con ese bisoñé roñoso conocido como “el espíritu de la transición” que quiere (y no puede) disimular su calvicie, el discurso de la subversión siempre ha molestado sobremanera. El Jueves, a diferencia de La Codorniz, El Papús (al que por cierto, le habían puesto una bomba en la redacción, muy cerquita de nuestra librería), El Víbora y compañía, sobrevivió al ocaso del underground nacional con éxito. Estos dos actos de censura en los últimos años lo demuestran. Su actitud provocadora continúa hoy tocando la misma sintonía sacrílega ante el sagrado “espíritu de la transición”, simbolizado en las “constitucionales” escrituras: irreverencia, provocación, libertad absoluta de pensamiento y la capacidad de mostrar la cruda realidad de aquello donde más duele, de rotular todas y cada una de las arrugas de este viejo, viejo país.

Aunque si lo pensamos fríamente, ¿debería estar una publicación del calibre de El Jueves en manos de una corporación como RBA, cuyo “Objetivo es el mundo”? Un holding que quiere, parafraseando lo que RBA explica en su propia web: “llegar a cada persona, a cada hogar, a cada ciudad… En el Grupo RBA queremos alcanzar a la mayor cantidad de público en todo el mundo. Para ello hemos ampliado nuestro catálogo de contenidos a la mayoría de canales de distribución y potenciado la estrategia de expansión con nuevas empresas y fondos de referencia, afines a nuestra filosofía”.

Es evidente que otra vez nos encontramos aquí, más allá del anacronismo de las Instituciones Nacionales, con  la polémica relación posmoderna de la subversión y la subvención, del origen de los discursos del arte… Escribiendo desde donde escribo, no puedo más que alegrarme de hacerlo desde una librería independiente (que además está en medio de otros dos colosos nacionales de la industria cultural) y verme rodeada de fanzines, autoediciones, ediciones especiales y editoras independientes, todos ellos alejados de los aprietos comerciales y centrados en su verdadera necesidad de hacer, crear, dibujar, decir y publicar lo que sus artistas realmente quieren.

Múltiplos

multi
Se oye hablar mucho de nuestro sector últimamente aunque, por desgracia, el motivo sea el cierre de algunas librerías emblemáticas como Catalonia o Proa. Lejos de exponer aquí nuestra postura (pues es larga y debatible y no querríamos aburriros con los pormenores “más técnicos”, ni dar pie a eternas polémicas) se nos ha ocurrido hoy mostraros un proyecto al que le tenemos especial aprecio, que fue una librería, que sí, que cerró sus puertas, pero que no murió sino que se reformuló pues sigue habiendo público para las cosas bien hechas y esperanza para quienes las hacen. Esta entrada surge también a raíz de una nueva sección que de forma informal e irregular compartimos en nuestra página de facebook y que la dedicamos a librerías independientes de Barcelona que simplemente nos gustan.

Hoy os queremos hablar de Múltiplos, un proyecto de A. Pahissa, que se define como “una estructura independiente creada para la difusión y distribución de publicaciones de artista.” Ediciones especiales y de difícil difusión que normalmente no suelen encontrar su espacio en librerías o “tiendas comunes” y que son más propias de museos y librerías especializadas más selectivas. Estas publicaciones son una opción para los artistas que eligen mostrar su obra fuera de los soportes más habituales del arte. Y que, gracias a Múltiplos, ahora cuentan con una red de distribución a nivel nacional e internacional.

El “libro de artista” le debe su origen más remoto al poeta francés S. Mallarmé quien con la publicación de “Un golpe de dados” en 1897 y más tarde con su “Libro”, que experimentaba con la estructura de final y principio abiertos e intercambiables, haría trascender el soporte a obra de arte. Más tarde, Duchamp, ya en 1934 con su “Boite-en-valise” (caja-maleta) colaboraría de forma inconsciente en lo que en 1960, y gracias también a los avances tecnológicos en el mundo de la imprenta, ya empezó a considerarse una nueva corriente artística.

duchamp

Boite-en-valise (1934-1941), Marcel Duchamp

A partir de los primeros libros de artista de gente como Edward Ruscha o Dieter Roth, obras de arte en sí mismos, nacerían a posteriori movimientos como el Arte Correo o el Fluxus iniciado por John Cage. La definición de los mismos es complicada pues no puede darse en el contenido o en el contexto y se trata de obras muy variadas que pueden, o no, jugar con los propios formatos. En palabras del artista y comisario alemán Guy Schraenen, fundador del primer archivo específico dedicado a la difusión e investigación de este tipo de obras en el Weserburg Museum de Bremen, “el libro de artista solo existe cuando es concebido y no puede existir más que como libro”.Desde aquí os invitamos a conocer algunas de las publicaciones que Múltiplos distribuye en nuestra propia librería o a consultar el catálogo completo mediante la página web de su proyecto.

…Y la Pintura se Hizo Carne

freud
A los 88 años de edad, murió ayer en Londres Lucian Freud (Berlín, 1922), uno de los máximos exponentes de la Escuela de Londres: un colectivo heterogéneo formado por Kitaj, Bacon, Kossof, Auerbach, Andrews y Freud, que mantuvo y renovó la pintura figurativa europea durante la segunda mitad del siglo XX.

Desde nuestra librería queremos hacerle nuestro pequeño homenaje como uno de los pintores que consiguió subvertir la tradición del retrato desde dentro, tratando no de representar a la persona ni mostrar su personalidad, sino simplemente revelarla, hacerla presente en el lienzo a través del juego estético de su pintura: convertir el óleo en carne.

Y es que si algo queda para nosotros en la obra de Freud es la capacidad expresiva de sus cuerpos, la carnalidad y la constante presencia de la materia, la valentía para retratar lo que las personas son, de modo desgarrador, directo, sin artificio ni ornamento. Una apuesta franca por la aceptación de la realidad tal y como es. Mediante un virtuosismo técnico con aire expresionista, basado en una magistral representación de la luz y el acercamiento honesto al desnudo, sus obras nos postran directamente ante nuestra carnalidad. Nos muestran sin complejos nuestra condición material, que somos la presencia de nuestro propio cuerpo, que somos la carne… su pintura.

La Marca Imborrable de Twombly

cyCy Twombly, en 1958. Foto: David Lees/Time & Life Pictures/Getty Image

Con motivo del fallecimiento ayer en Roma del artista norteamericano Cy Twombly (Lexington, Virginia, 1928) queremos hacerle desde nuestra librería un pequeño homenaje al último de los expresionistas abstractos y a un artista que ha gozado y padecido las fluctuaciones y las modas de ese mundo al que venimos llamando arte. Y es que desde su exposición Nueve discursos sobre Cómodo (1963), la crítica estadounidense y, ligeramente la europea, excluyeron de los discursos dominantes a este pintor que tuvo que desarrollar su obra desde 1957 en Italia. Sólo los años, y las nuevas políticas “neocon” de los 80 consiguieron recuperar la figura de un artista, de la que en la actualidad, pocos dudan de su relevancia.

Posiblemente si algo deja Twombly para el recuerdo es una obra honesta consigo misma –lo cual ya es decir mucho–; una sutil evolución de los lenguajes del expresionismo abstracto hacia el posteriormente celebrado concepto del graffiti; y la sutileza de una erudición mayúscula que ha impregnado sus obras, tanto pintura, escultura como fotografía, de continuas referencias a las mitologías clásicas y a la literatura antigua. Su devoción por el grafismo abrió, en cierta manera, al ejercicio de la pintura como escritura, recuperando la pintura como marca, huella, firma imborrable de lo que ya fue…

El Naufraguito, el Pequeño Fanzine que se Hizo Grande

nau
Si me preguntárais por un título que se haya mantenido en la librería desde que la abrimos, ése es EL NAUFRAGUITO, un superviviente a muchos naufragios. Al principio sólo era uno, pequeñito en formato pero grande en ideas y reflexiones. Con el tiempo fueron dos, un Mininaufraguito vino a sumarse a esta edición, y así los dos El Naufraguito y El Mininaufraguito navegan sorteando la rutina devastadora de la vida en sociedad, escapando a las normas elementales que mueven el Universo.

Acabábamos de abrir y estaba aún todo por hacer. Por aquel entonces LORING art era más una idea de librería que una realidad. Corría el año 1996 y queríamos llenar la librería de libros, fanzines, revistas y tantas otras ediciones singulares que no solían tener cabida en las librerías tradicionales. Esta idea aún perdura, aunque a veces hayamos tenido que sortear vendavales… resulta que también nosotros somos un poco supervivientes.

Poco después llego el día en que Ceferino Galán, autor, diseñador, y realizador de este pequeño fanzine, entró en la librería a enseñarnos su obra y, sin pensarlo dos veces, le propusimos que nos dejara unos números. Fue entonces cuando me di cuenta de que ambos habíamos encontrado una gran oportunidad: seríamos la primera librería abierta a presentar este tipo de ediciones, o mejor dicho autoediciones. En cuanto a Ceferino Galán, un intruso en el mundo editorial, quiero pensar que para él también fue un descubrimiento.

El Naufraguito se quedó con nosotros desde entonces como en un puerto seguro: siempre tuvo aquí un amarre. Después de haber estado silencioso (aunque sin callarse nada…) durante todo este tiempo, hoy queremos que se oiga su voz rindiéndole un homenaje por sus 22 años de andadura y por haber conseguido llegar al número 87: un número singular cuyas cifras suman 15, los años que El Naufraguito cumple con nosotros.

Felicidades por esta fidelidad de tantos años!!!!

No os perdáis el evento si queréis conocer la verdadera historia de El Naufraguito. Ceferino Galán nos la relatará a través de vuestras preguntas, y con la repuesta obsequiará a su interlocutor con un ejemplar de este estupendo fanzine.

Os esperamos.
La Contemporánea

Loring en Extraradi, de COMRadio

radio
Esta tarde, Franc Lluís, del programa Extraradi de COMRADIO ha estado en LORING art, charlando con Ángeles sobre este Sant Jordi, comentando las novedades y actividades que tenemos programadas en la librería para los próximos días, además de hablar sobre el espíritu independiente y centrado en el arte que nos ha acompañado desde hace ya más de 15 años.